Tensión en la coalición de Netanyahu tras el enfrentamiento con EEUU por la votación sobre Gaza


FOTO DE ARCHIVO. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se dirige a la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías Estadounidenses, en Jerusalén. 18 de febrero de 2024. REUTERS/Ronen Zvulun

JERUSALÉN, 26 mar (Reuters) — El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se enfrentó el martes a crecientes tensiones en su dividida coalición, después de que un airado enfrentamiento con Washington agravara los desacuerdos sobre las propuestas de reclutamiento militar de judíos ultraortodoxos.

Medios de comunicación israelíes informaron de que se había suspendido una reunión del gabinete para debatir los cambios previstos en la ley de reclutamiento, a falta de sólo unos días de que el Gobierno tenga que presentar las propuestas al Tribunal Supremo. Preguntado por las informaciones, un asesor de Netanyahu dijo que aún no se había programado la sesión del gabinete.

El retraso se produjo un día después de que las tensas relaciones de Netanyahu con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se rompieran por la decisión de Washington de no vetar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que pedía un alto el fuego inmediato en Gaza.

En un escenario de creciente presión internacional para que cesen los combates y se detengan los planes israelíes de lanzar un asalto terrestre contra la ciudad de Ráfah, en el sur de Gaza, Netanyahu canceló una visita prevista a Washington de dos de sus asesores de mayor rango, que debían escuchar las ideas estadounidenses sobre alternativas operativas.

La abierta muestra de desafío hacia el aliado más fuerte de Israel fue bien recibida por sus socios de coalición nacionalistas religiosos, pero implícitamente criticada por el ex ministro de Defensa centrista Benny Gantz, que se unió al gabinete de guerra el año pasado y que dijo que la delegación debía ir a Washington.

A pesar de la caída en picado de los índices de aprobación del propio Netanyahu, las encuestas indican que el público israelí apoya en gran medida la determinación del Gobierno de desmantelar a Hamás como fuerza militar en Gaza, lo que le da una motivación para atrincherarse contra Washington. Sin embargo, las divisiones subrayaron la creciente presión internacional sobre el Gobierno.

El periódico conservador Israel Hayom, que normalmente apoya a Netanyahu, respaldó la decisión de no enviar la delegación, pero afirmó que el apoyo público de Biden era lo que más necesitaba Israel en un momento en que «la legitimidad de sus acciones se está desintegrando a una velocidad aterradora».

La posición de Netanyahu sigue dependiendo de mantener unida su coalición con los partidos nacionalistas religiosos de extrema derecha que se oponen firmemente a cualquier tregua en la guerra o a cualquier concesión a las demandas internacionales de un acuerdo político de base amplia con los palestinos.

Pero la ley de reclutamiento, que podría eliminar las exenciones que impiden a los judíos ultraortodoxos servir en el ejército, se perfila como un obstáculo importante, que pone de relieve una antigua división entre israelíes laicos y religiosos.

Las propuestas han agudizado las divisiones entre los aliados del ministro de Defensa, Yoav Gallant, que ha estado impulsando una ampliación de las leyes de reclutamiento, y los partidos ultraortodoxos de la coalición, que quieren que se mantengan las exenciones.

(Reportaje de James Mackenzie; edición de Alison Williams; editado en español por Mireia Merino)

Fuente

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *

Кнопка «Наверх»