Más de 63.000 personas han muerto o desaparecido mientras emigraban en la última década, según la OIM


FOTO DE ARCHIVO. Migrantes esperan para desembarcar de una embarcación de la guardia costera española, en el puerto de Arguineguín, en la isla de Gran Canaria, España. 29 de enero de 2022. REUTERS/Borja Suárez

Por Gabrielle Tétrault-Farber

GINEBRA, 26 mar (Reuters) — Al menos 63.285 personas han perecido o desaparecido en las rutas migratorias de todo el mundo entre 2014 y 2023 y la mayoría de las muertes se han producido por ahogamiento, dijo este martes la agencia de la ONU para las migraciones.

Un informe publicado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) sobre su Proyecto Migrantes Desaparecidos mostró que la mayoría de las muertes y desapariciones —28.854— se produjeron en el mar Mediterráneo, seguido de África y Asia.

Casi el 60% de las muertes documentadas estaban relacionadas con ahogamientos y más de un tercio de los identificados procedían de países en conflicto, como Afganistán, Myanmar, Siria y Etiopía.

Los datos de la OIM mostraron que el año más mortífero para los migrantes en la última década fue 2023, cuando registró 8.541 muertes en parte debido a un fuerte aumento de víctimas mortales en el mar Mediterráneo.

«El aumento de las muertes está probablemente relacionado con el aumento de las salidas y, en consecuencia, de los naufragios, frente a las costas de Túnez», señala el informe, que añade que al menos 729 personas murieron frente a las costas tunecinas en 2023, frente a 462 en 2022.

«En todos los años anteriores, la mayoría de las muertes en el Mediterráneo Central se documentaron frente a las costas de Libia».

Con los partidos antiinmigración ganando influencia en toda Europa desde hace años, los países han intentado frenar los flujos migratorios hacia sus países prometiendo fondos a países del Mediterráneo como Túnez y Egipto.

A principios de este mes, la UE prometió a Egipto un paquete de financiación de 7.400 millones de euros (8.000 millones de dólares) que la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, describió como «la mejor manera de hacer frente a los flujos migratorios».

Los Gobiernos de varios países europeos, entre ellos Italia, Hungría y Reino Unido, han hecho del freno a la inmigración una de sus principales prioridades, mientras que en otros lugares han ganado popularidad partidos de extrema derecha como la Agrupación Nacional de Francia, liderada por Marine Le Pen.

Los líderes religiosos son algunos de los que han pedido una mayor compasión hacia los inmigrantes. El Papa Francisco ha pedido una respuesta paneuropea a la inmigración para evitar que el Mediterráneo se convierta en «un mar de muerte».

(Reporte de Gabrielle Tétrault-Farber; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Fuente

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *

Кнопка «Наверх»