El apetito por comprar casas en los pueblos disminuye en España a niveles prepandémicos


Eloy Moliner, de 12 años, sentado con uno de sus perros en las calles del pequeño pueblo español de Pitarque, Teruel, una de las regiones menos pobladas de la Unión Europea. 22 de junio de 2022. REUTERS/Susana Vera

26 mar (Reuters) — Después de que la pandemia del COVID-19 hiciera que muchas personas se replantearan cambiar la vida en la ciudad por la del pueblo, el repunte en el número de ventas en pequeños municipios ha menguado hasta caer a niveles más bajos que en la época prepandémica.

Mientras se sucedían varios confinamientos, —domésticos, municipales o provinciales— el atractivo de los municipios pequeños de menos de 5.000 habitantes fue en aumento, hasta llegar a suponer, según un informe del portal inmobiliario Idealista publicado el martes, el 5,8% de todos los contactos con anunciantes en España.

De acuerdo con el informe, esa cifra se sitúa ahora en 4,7%, un dato aun más bajo que en el primer trimestre de 2020, cuando las casas en los pueblos pequeños suponían el 5,2% del total.

Según el portavoz de Idealista Francisco Iñareta, ese crecimiento del apetito por el mundo rural no se tradujo en un aumento significativo del número de compras.

«El supuesto éxodo al mundo rural nunca llegó a producirse, pero sí aumentó de forma significativa el interés particular por establecer el domicilio en zonas alejadas del entorno urbano ya que ofrecían a menor precio viviendas de mayores dimensiones, con acceso a jardines o incluso huertos con los que escapar de la dureza de los procesos de confinamiento y desescalada».

La pandemia forzó la implementación acelerada del teletrabajo en muchas industrias que hasta entonces se habían mostrado reticentes, pero Iñareta apunta a que esas ventajas no han causado un traslado permanente de población.

«Una vez superados todos los baches de la pandemia, las familias han vuelto a poner el foco en el entorno urbano, sacrificando esos metros cuadrados extra o las parcelas a cambio de contar con mejores servicios».

Aun así, el cambio de tendencia no ha sido igual en todo el Estado. El informe de Idealista resalta que en las provincias más despobladas la pérdida del apetito se ha notado más.

En Cuenca, el 46,8% de todos los contactos de la provincia llegaron a ser sobre pequeños municipios en el segundo trimestre de 2021, y ahora mismo solo suponen el 29%, 17,8 puntos menos. Le siguen Teruel (que pasó del 48,8% al 35,9% actual); Huesca (del 48,5% al 35,6% actual); Huelva (del 38,3% al 27,4% actual) y Cáceres (del 27,8% al 17,3% actual).

(Información de Javi West Larrañaga; editado por Tomás Cobos)

Fuente

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *

Кнопка «Наверх»